Un blog sobre auditorías, auditores, economía, leyes,

normativa fiscal, contablidad, empresas, Navarra, leyes

forales, leyes de España, asesoría, laboral, cuentas,

emprendedores y algo sobre nosotros

más sobre nosotros en nuestra web heviachavarri.com

¿Qué vías existen para restablecer el equilibrio entre el Capital y el Patrimonio Neto de la Sociedad?.

Publicado por el 27/11/2017. Categoría: MERCANTIL, Sin categoría

Se entiende por desequilibrio patrimonial la situación en la que se encuentra la sociedad cuando su patrimonio está por debajo de la mitad de su capital social.
La Ley de Sociedades de Capital (artículo 363.1.d) establece que “la reducción del patrimonio neto por debajo de la mitad de la cifra de capital social es causa de disolución de la sociedad”.
Por tanto, en aquellos casos en que, como consecuencia de las pérdidas sufridas, los fondos propios de la sociedad no alcancen a cubrir la mitad de la cifra de capital social, los administradores tienen un plazo de dos meses para:

  • Convocar Junta General de socios/accionistas para la adopción del acuerdo de disolución u
  • Optar por adoptar medidas que permitan el reequilibrio de la relación en los fondos propios y el capital social

¿Qué medidas se pueden tomar?

Ampliación de Capital

La primera vía de restablecimiento consiste en aprobar una ampliación de Capital hasta llevarlo a un importe que rompa el desequilibrio.

Puede hacerse mediante aportaciones dinerarias o no dinerarias e incluso, por condonación de créditos otorgados por los socios a la mercantil o compensación de créditos. Esta última opción requiere un informe especial de los administradores, así como del auditor.

Los inconvenientes son que dichos recursos quedan inmovilizados en la Sociedad y el socio únicamente puede recuperarlos vía reducción de capital con devolución de aportaciones.

 

Aportación de Socios

Otra opción para reestablecer el equilibrio patrimonial es la aportación de socios al Patrimonio Neto. Tiene la ventaja de que no precisa documentarse en el Registro Mercantil, ni supone costes notariales ni registrales.

El acuerdo de aportación a los fondos propios se adopta por los socios reflejándolo en su correspondiente acta sin que sea necesaria su elevación a público. Estas aportaciones se pueden realizar de acuerdo con el porcentaje de participación de cada socio en la mercantil (y de este modo quedarán exentas de tributación por Impuesto de Sociedades) o en distintos porcentajes (en este caso el exceso de aportación en relación a la participación de cada socio se considera una liberalidad y por tanto forma parte de la base imponible como si fuese un ingreso para la empresa). Aunque no son Capital Social, tienen carácter de permanencia por lo que no pueden ser reintegradas ni retribuidas.

Al igual que la Ampliación de capital, puede hacerse mediante aportaciones dinerarias o no dinerarias e incluso, por condonación de créditos otorgados por los socios a la mercantil o compensación de créditos.

 

Préstamo participativo

Los socios pueden optar por formalizar este tipo de préstamos cuya característica principal es que son retribuidos en función de la evolución de la sociedad, es decir que devengan intereses si la entidad obtiene beneficios. Aunque se presentan en el Pasivo del Balance y no el en Patrimonio Neto, a efectos mercantiles tienen consideración de Fondos Propios y computan para el cálculo de equilibrio patrimonial. Lo que supondría una vía para los socios de aportar fondos sin que resulten inmovilizados, es decir, proporciona una cierta flexibilidad para su recuperación.

 

Reducción Del Capital Social por Compensación de Pérdidas

Consiste en aprobar una disminución del importe del Capital con cargo a los Resultados Negativos acumulados por la sociedad. Dicha reducción puede hacerse mediante la disminución del valor nominal de las participaciones sociales, su amortización o su agrupación. Con esta opción conseguimos que el Patrimonio Neto no varíe, pero sí lo haga en proporción al Capital Social, obteniendo el reequilibrio patrimonial. Si, como consecuencia de la reducción, nos vemos obligados a llevar el capital a cero, habrá que aprobar inmediatamente una ampliación de Capital. Esta operación recibe el nombre de Operación Acordeón.

Ha de acordarse por la junta general y ser publicado en el BORME y en la página web de la sociedad o en un periódico de gran circulación.

El balance que sirva de base a la operación de reducción del capital por pérdidas deberá referirse a una fecha comprendida dentro de los seis meses inmediatamente anteriores al acuerdo, previa verificación por el auditor de cuentas de la sociedad.

En el cuadro siguiente mostramos el impacto que cada una de las medidas tendría sobre la situación patrimonial de la empresa:

Belen  Belén Hevia

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies